La evaluación psicopedagógica

ORDEN 31-10-1996 (EVALUACIÓN PSICOPEDAGÓGICA)

Artículo 3º.-Condiciones.

1. Para los efectos de la presente orden, se entiende por evaluación psicopedagóxica el proceso de recogida, análisis y valoración de la información relevante de los distintos elementos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje, con la finalidad de identificar las necesidades educativas de determinados alumnos que presentan o pueden presentar desajustes en su desarrollo personal o académico, y poder fundamentar las decisiones respecto a aspectos tales como la modalidad de escolarización más idónea, la propuesta de flexibilización del período de escolarización, la elaboración de adaptaciones curriculares, la propuesta de diversificaciones del currículo, la determinación de recursos y apoyos específicos complementarios, la orientación escolar y profesional y cuántos otros aspectos que aquellos puedan precisar para progresar en el desarrollo armónico de las distintas capacidades.

Artículo 4º.-Procedimiento.

1. La evaluación psicopedagóxica constituye un proceso de recogida de información acerca de las características individuales del alumno y de su contexto sociofamiliar y escolar que resulte relevante para ajustar la respuesta educativa a sus necesidades.

La evaluación psicopedagóxica deberá recoger los aspectos siguientes:

a) Características individuales del alumno: se evaluarán aspectos como las condiciones personales de discapacidad o de sobredotación, antecedentes escolares dignos de ser señalados, grado de motivación e intereses, nivel de competencia curricular conseguido y estilos de aprendizaje.

b) Características del contexto sociofamiliar: se analizarán aquellas características de la familia y de su contorno social, cultural o económico de interés para comprender mejor la situación actual del alumno, las expectativas de los padres y las posibilidades de cooperación en el desarrollo del programa de atención educativa en la propia familia.

c) Características del contexto escolar: se analizarán aspectos como la organización del centro, las características de la intervención educativa, así como las características y relaciones que se establecen en el grupo clase y en el ámbito general del centro.

2. La evaluación psicopedagóxica será competencia de los equipos psicopedagógicos de apoyo y, si es el caso, de los departamentos de orientación de los centros docentes.

4. La evaluación psicopedagógica trasciende los límites del ámbito propio del equipo psicopedagógico de apoyo y del departamento de orientación, por lo que, sin perjuicio del señalado en el punto anterior, deberán colaborar en ella los profesionales que participan directamente en el proceso de enseñanza y aprendizaje del alumno.

5. Para efectuar la evaluación psicopedagóxica, dichos profesionales utilizarán las técnicas y los instrumentos de evaluación propios de las áreas o materias implicadas, tales como la observación, la revisión de los materiales escolares, las pruebas válidas para evaluar el nivel de competencia curricular, cuestionarios, entrevistas, etc., que permitan recoger la información a la que se refiere el punto 1 del artículo 4º de la presente orden.

6. Para efectuar la evaluación psicopedagógica del alumnado con necesidades educativas especiales, los equipos psicopedagógicos de apoyo y, si es el caso, el departamento de orientación correspondiente, podrán solicitar la colaboración, además del profesorado que participa directamente en el proceso de enseñanza y aprendizaje del alumno, de otros profesionales.