El cerebro masculino y el femenino en la adolescencia

Los cerebros de hombres y mujeres son distintos, dice la ciencia. Los esfuerzos por una educación igualitaria, con juguetes no sexistas y sin diferencia de roles, se topan con una dura realidad biológica, fruto de millones de años de evolución, que hay que modificar, aunque cueste.

Todo indica que mandan las hormonas: más las sexuales en el caso de ellos, más las emocianles en el caso de ellas. Así lo asegura la neuropsiquiatra Louann Brizendinne (Graduada en neurobiología por la Universidad de Yale). Hace tres años su obra El cerebro femenino fue todo un éxito. Ahora vuelve con El cerebro masculino. El cerebro es un máquina de solucionar problemas muy eficaz. En el hombre tiene 2,5 veces más espacio dedicado al sexo que en las mujeres, pero también circuitos especiales para la protección de la pareja, la defensa territorial y las emociones. Las mujeres tienen un 11% más de neuronas en los centros del lenguaje.

INFANCIA

HOMBRES:

Hasta la semana 18 del embarazo, el feto recibe una descarga de testosterona que lo masculiniza en cuerpo y mente. Al año ya tiene los niveles de un adulto. Como consecuencia, le encantan los objetos prohibidos y peligrosos y no atiende a las advertencias con facilidad. La testosterona también está detrás de su predilección por los juegos competitivos. Tienen la necesidad de ejercitar los músculos cuando juegan.

A los cinco años se esfuerzan por exhibir su fuerza física porque les produce una elevación del nivel de dopamina (neurotransmisor de la recompensa, adictiva). No paran quietos porque a más movimiento más dopamina liberan sus cerebros, por lo que aprenden mejor a manipular el espacio; a los seis años son capaces de rotar un objeto en la mente usando los dos lados del cerebro, algo que no pueden hacer las mujeres.

MUJERES:

Durante el embarazo el feto sigue su desarrollo cerebral, lo que hace que tengan más conexiones en el área de la comunicación y las emociones. Nacen estudiando los rostros, interesadas en las expresiones emocionales.. Ello les permite analizar muy pronto la aprobación social. En los dos primeros años, los ovarios producen gran cantidad de estrógenos, que desarrollan los circuitos de comunicación y observación. Tratan de evitar los conflictos y prefieren juegos cooperativos, para conseguir sus propósitos utilizan el lenguaje.

ADOLESCENCIA

HOMBRES:

Entre los nueve y los quince años se multiplica por veinte el nivel de testosterona, impregando todos los circuitos neuronales. El cerebro se estructura para colocar la búsqueda sexual en el centro de los intereses. Otras hormonas, la vasopresina y el cortisol, ayudan a preparar el cuerpo en la defensa del territorio (su habitación) y para ocupar un puesto en la jerarquía. Se enfrentan a una lucha constante entre su zona racional y las hormonas que activan el sexo y la agresividad. La vasopresina les hace interpretar las caras neutras como hostiles, con lo que sus respuestas son inesperadamente violentas. Aprenden a ocultar sus emociones para parecer más fieros, una estrategia de supervivencia que comparten con otros primates.

Rechazar las ideas de los padres y reclamar autonomía es otra constante; ello ha contribuido al éxito de nuestra especie, porque aporta nuevas ideas, aún a pesar del riesgo. Su freno, que es el sistema de inhibición cerebral (en el córtex prefrontal) no madura hasta los 22 años.

MUJERES:

El aporte mensual de estrógenos y progesterona, aumentan la sensibilidad de sus circuitos cerebrales ante la aprobación o el rechazo. Al estar afectados por estas hormonas, el hipocampo, el hipotálamo y la amigdala cerebral causan cambios de humor continuos, sobre todo en las dos segundas semanas del ciclo, cuando la irritación es mayor. Su fórmula para navegar en esta tormenta emocional es hablar. Al hacerlo, su cerebro produce dopamina y oxitocina, es decir placer. Su cerebro reacciona mal ante el conflicto y por ello busca alianza con amigas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *