De Primaria a la ESO

Hay aspectos que deben ser tenidos en cuenta tanto en una etapa como en la otra, para no generar fracturas entre ambas, que puedan incidir en un fracaso escolar prematuro de este alumnado. No podemos perder  de vista que tanto la Educación Primaria como la Secundaria forman parte de la llamada educación obligatoria y básica. Ambas etapas comparten la responsabilidad de construir una base de derechos y oportunidades para acceder al conocimiento y a la cultura. Las dos abarcan un proyecto socializador, en el marco de un proyecto global de la persona. Por tanto, es de esperar continuidad entre ellas y evitar abismos que repercutan negativamente en las posibilidades de aprendizaje del alumno/a

No se trata de que estos niveles educativos renuncien a su especifidad, pero sí de que ambos se consideren mutuamente y que, en cualquier caso, no se pierda de vista el proyecto global mencionado.

Diferencias:

  • El número de profesores aparece como una diferencia notable aunque en principio no se suele tomar como ventaja o desventaja.
  • Por lo general existe más cercanía del alumno con el profesor en Primaria, lo que probablemente influya en el clima de aprendizaje y en la motivación del alumno/a
  • La metodología que se suele emplear en la ESO  exige más concentración y atención por parte de los alumnos, algo para lo que posiblemente no estén preparados ni por edad, ni por maduración, ni por la experiencia previa. Todo esto deriva en dificultades para mantener la atención durante toda la clase, lo cual repercute en la comprensión de los temas, en el clima del aula y puede que lleve a determinados alumnos a un mal comportamiento.
  • Normalmente la práctica educativa se basa en la comunicación oral, en la exposición del tema por parte del profesor. El alumno tiene que estar siete horas al día escuchando, lo que puede sobrepasar sus límites  en cuanto a la capacidad para mantener la atención.
  • Hay alumnos/as que  carecen de estrategias para seguir las clases: no saben tomar apuntes, tienen dificultades para hacer síntesis, para quedarse con las ideas principales…
  • Otra diferencia entre Primaria y la ESO es la forma de resolver los problemas de comportamiento. Para ellos es distinto ser castigado que tener un parte. El castigo lo suelen tomar como una respuesta inmediata a lo que ha pasado y el parte no. En la ESO se suele depositar, quizás, demasiada confianza en los partes y expulsiones como forma de resolver los problemas de comportamiento.
  • En la ESO los padres suelen seguir ayudando a realizar las tareas; pero habitualmente cambia la forma de hacerlo, ahora es para garantizar que las realizan, porque muchas veces no poseen los recursos necesarios para explicarles a sus hijos.
  • La práctica educativa indica que en Primaria se lleva a cabo una evaluación más formativa, global y continua (hay excepciones). En la ESO suele predominar la evalución sumativa: se evalúa exclusivamente mediante exámenes.

Posibilidades de mejora:

  • Sería conveniente un enfoque más global de la enseñanza, con un currículo más integrado. Habría que abordar de forma más transversal el desarrollo de capacidades vinculadas a la comprensión y expresión oral y escrita.
  • Es importante que en la ESO la metodología sea más variada y activa, que fomente la participación del ALUMNADO, aunque éste debe entender que EL APRENDIZAJE SUPONE UN ESFUERZO POR SU PARTE.
  • La metodología debe estar adaptada al DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS BÁSICAS  y el nivel de exigencia debe aumentar de forma progresiva.
  • Se debe ayudar al alumno a relacionar los contenidos enseñados con lo que ya sabe y con su mundo cotidiano.
  • Es preciso fomentar experiencias de éxito, que los alumnos vean que es posible conseguir lo que se les pide. Ésto redundará en su MOTIVACIÓN y RENDIMIENTO.
  • Es necesario tomar medidas educativas específicas, en Primaria y ESO, con los alumnos repetidores, que deben incluir cambios metodológicos y organizativos.
  • Es conveniente un trabajo COORDINADO entre los profesores de la ESO y entre el profesorado y las familias.
  • Es importante utilizar los resultados de la EVALUACIÓN de manera FORMATIVA, es decir, de forma que permitan introducir las medidas de apoyo y refuerzo que sean necesarias, así como los ajustes en la enseñanza (metodología, organización, acción tutorial, orientaciones a los padres…).

La enseñanza PRIMARIA y la SECUNDARIA OBLIGATORIA son parte de un proceso definido como educación básica obligatoria. Es interesante que predomine una visión global y unitaria de este proceso, una educación respetuosa con el derecho a recibir la educación obligatoria que todos los niños y jóvenes se merecen. En la base de una sociedad más justa  se encuentra que todo el alumnado pueda participar y progresar de una experiencia común: la educación básica obligatoria.

DEDICADO A TODAS Y TODOS LOS QUE CREÉIS EN LA EDUCACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *