Enseñar con TIC

Hoy, más que nunca, es necesario detenerse a pensar sobre el sentido y el valor que tiene la educación en estos tiempos de acelerados cambios socioculturales provocados, entre otras causas, por el impacto transformador de las tecnologías digitales en el contexto de una sociedad globalizada. A los docentes del tiempo actual nos ha tocado vivir y ensenñar en un tiempo de profundos cambios socioculturales llenos de incertidumbres, pero también de grandes y múltiples potencialidades. Somos educadores que tenemos que trabajar en un contexto de encrucijada entre una época que está acabando y otra que está emergiendo sin que sepamos con certeza el horizonte hacia el que supuestamente caminamos.

Como educadores debemos recordar que la pedagogía debe ir por delante de la tecnología.

La alfabetización en la cultura digital de la Web 2.0 es algo más complejo que el mero aprendizaje del uso de las herramientas de software social (blogs, wikis, redes, y demás recursos del cloud computing). La incorporación de las TIC a las escuelas debe plantearse como parte de una política educativa dirigida a facilitar el acceso a la tecnología y cultura digitales a todos los ciudadanos de modo que los niños y jóvenes conozcan los mecanismos técnicos y las formas de comunicación de las distintas tecnologías; posean habilidades de búsqueda, selección y análisis de la múltiple información disponible en la Web; adquieran criterios de valor que permitan a éstos discriminar y seleccionar aquellos productos de mayor calidad e interés cultural; aprendan a comunicarse y colaborar en las redes sociales; estén cualificados para producir y expresarse a través de documentos de naturaleza audiovisual e hipertextual; sepan sacar a la luz los intereses económicos, políticos e ideológicos que están detrás de toda empresa y producto mediático; así como que tomen conciencia del papel de los medios y tecnologías en nuestra vida cotidiana.

 

La educación con TIC, desde esta perspectiva, debe entenderse como algo más complejo que la mera dotación de recursos tecnológicos al aula o de dar a cada estudiante un ordenador con conexión a Internet . Es una condición necesaria, pero insuficiente. Lo relevante, al menos desde un punto de vista pedagógico, es educar a los niños y niñas, a los jóvenes para la adquisición de las competencias intelectuales necesarias para interactuar tanto con la cultura existente sea en formato libros o de red, como para recrearla de un modo crítico. Educarles para que sepan buscar información valiosa, analizarla y compartirla. Educarles para que sepan expresarse de forma culta a través de lenguajes diversos como el textual, el audiovisual e hipertextual. Educarles, en definitiva, para que sean ciudadanos alfabetizados en las nuevas formas de cultura del tiempo digital.

 
¿NUEVAS TECNOLOGÍAS CON VIEJAS PEDAGOGÍAS?

 
A veces cometemos el error de creer que la mera presencia de las tecnologías digitales en el aula (ordenadores, pizarras digitales, Internet) provoca, de forma casi automática, la mejora de la calidad de la enseñaanza y que facilitan el aprendizaje de los estudiantes. Sin embargo, sabemos que las TIC no tienen efectos mágicos. Existen evidencias de que, en muchas ocasiones, el uso de las TIC en el aula o no suponen necesariamente una alteración, mejora o innovación de la práctica educativa. De hecho, los estudios muestran que una gran mayoría de profesorado tiende a emplear la tecnología para hacer las mismas tareas que tradicionalmente han realizado con libros y pizarra: exponer los contenidos de forma magistral e indicar al alumnado que realice ejercicios o actividades repetitivas o de bajo nivel de complejidad cognitiva. Es decir, se incorporan nuevas tecnologías de la información y comunicación al aula, pero son utilizadas bajo un modelo pedagógico tradicional y obsoleto. De este modo, un maestro o maestra que mantenga sus viejas pedagogías, neutralizará el potencial innovador de la tecnología. Hemos de tener cuidado, entonces, de que lo relevante debe ser la innovación educativa de nuestras formas de enseñar y de los procesos de aprender.

 

LOS PROFESORES DEBEN PENSAR PRIMERO EN LA PEDAGOGÍA ANTES QUE EN LA TECNOLOGÍA


Es decir, una cosa es qué tecnología esté disponible en las aulas (que es una condición necesaria e imprescindible, pero insuficiente), y otra bien distinta es que con la misma se desarrollen procesos de enseñanza y aprendizaje de calidad pedagógica. No sólo es importante emplear los ordenadores y demás artilugios digitales en algún momento puntual del trabajo en el aula, sino que el tipo de prácticas didácticas desarrolladas debieran responder a ciertos principios y criterios de calidad pedagógica. Es una creencia ingenua suponer que por el mero hecho de incorporar ordenadores a los procesos de enseñanza, éstos de forma automática incrementarán los efectos sobre lo que aprenden los alumnos y por tanto incrementan la calidad del proceso educativo. 

Los efectos pedagógicos de las TIC no dependen de las características del aparato tecnológico o software informático utilizado, sino de las tareas que el profesor demanda que realice el alumno, del entorno social y organizativo de la clase, de la estrategia metodológica implementada, y del tipo de interacción comunicativa que se establece entre el alumnado y el profesor durante el proceso de aprendizaje. Es decir, la calidad educativa no depende directamente de la tecnología empleada (sea impresa, audiovisual o informática), sino del método de enseñanza bajo el cual se integra el uso de la tecnología así como de las actividades de aprendizaje que realizan los alumnos con la misma.

 

LOS NUEVOS ROLES DEL DOCENTE 

  • El docente como “DJ”. Esta metáfora se refiere a que el profesor, al igual que los DJ que crean su “propia música” a partir de trozos o piezas de otros discos existentes creando una experiencia única para su audiencia en una sala de baile, el profesor debiera actuar de modo similar seleccionando y mezclando piezas o unidades culturales que están distribuidas por Internet, pero que al mezclarlas en un mismo entorno digital generan una experiencia de aprendizaje específica para su grupo de alumnos. Es la cultura del remix aplicada a la educación donde el docente aparece como maestro de ceremonias o  que mezcla adecuadamente los ingredientes culturales que habrán de ser experimentados por su alumnado.
  • El docente como “Content Curator”. Actualmente, en el ciberespacio, por content curator se define a aquella persona que está rastreando de forma continuada información en la red sobre una temática, filtra dicha información y difunde aquella que considera valiosa. En el caso de los docentes la metáfora nos sugiere que el profesor tiene que ser una persona que constantemente está conectada en la red recibiendo múltiples informaciones desde distinta fuentes (medios de comunicación, blogs relevantes, portales web, bases de datos, redes sociales, email, etc.) y su función es seleccionar aquellas noticias o datos que considere apropiados para sus alumnos cara a difundirlos en clase y en los espacios virtuales que utilizan sus estudiantes. El docente como curator es un “mediador” entre la información bruta de la red, y su alumnado, de modo que selecciona aquel contenido con utilidad potencialmente educativa.
  • El docente como “Community Manager”. La tercera metáfora se refiere a una actividad profesional muy en boga en el ámbito de las redes sociales. Es la figura del denominado “community manager” que pudiéramos traducir como gestor o responsable de una comunidad virtual. Trasladado esto al oficio docente, podríamos sugerir que el profesor tiene que ser el “community ma- nager” de la red social  en los distintos escenarios o escenografías del ecosistema digital: en Twitter, Facebook, Edmodo,…, o en entornos más estructurados como los LMS (tipo Moodle) en los que trabaja y se comunica su alumnado. Allí donde se produzca interacción comunicativa entre los estudiantes, intercambio de información, o acciones de trabajo colaborativo la función del docente como community manager sería el tutorizar, supervisar, estimular y animar la participación de todos los miembros de la clase: bien resolviendo dudas que sugiera cualquier estudiante, bien planteando preguntas a ser respondidas, bien ofreciendo orientaciones o sugerencias de trabajo, bien criticando, bien animando o dando refuerzos positivos, bien regulando e interviniendo en posibles conflictos, bien dando visibilidad a las acciones y tareas desarrolladas por sus estudiantes en la red. De este modo, el papel del docente es ser “responsable y administrador” de la comunidad virtual que, de modo informal o de forma organizada, constituyen sus alumnos conectados a Internet.

 

EL ALUMNO COMO CREADOR DE CONTENIDOS 

Este es uno de los retos más potentes que pueden y deben provocar las TIC en el aprendizaje en el aula. La meta es que los estudiantes deben aprender a expresarse y comunicarse a través de múltiples lenguajes y formatos.

  • Aprender a expresarse mediante textos cortos, telegráficos, pero también largos, como son los ensayos argumentativos.
  • Expresarse mediante imágenes y gráficos como son las fotografías, dibujos, esquemas o mapas.
  • Expresarse en formatos audiovisuales o de imágenes en movimiento con sonido a través de documentales, videoclips, o narraciones audiovisuales de ficción.
  • Expresarse con hipertextos creando documentos con links o enlaces como pueden ser los murales o poster digitales, las líneas de tiempo o páginas web.
  • Expresarse en formatos multimedia donde se combine todo lo anterior en un blog, una wiki o un sitio web personal.

En definitiva, el reto educativo con TIC es que el alumno no sea un mero consumidor de información o contenidos que lee en un libro de texto, sino que construye sus propios contenidos empleando las múltiples y polivalentes herramientas digitales que están disponibles en la Web 2.0.

 

APRENDER COLABORATIVAMENTE CON TIC 

Las TIC permiten que el alumnado pueda trabajar colaborativamente con otros grupos de alumnos pertenecientes a geografías, espacios o territorios alejados. Instrumentos tales como el correo electrónico, las redes sociales o las videoconferencias son recursos que posibilitan el desarrollo de actividades y tareas entre grupos de alumnos y/o docentes que sin los mismos serían prácticamente inviables.

Proyectos de trabajo colaborativo como son los denominados “círculos de aprendizaje” entre alumnado de distintos países o comunidades son posibles gracias al desarrollo de este tipo de tecnologías. La colaboración e intercambio de materiales, unidades didácticas o experiencias pedagógicas entre docentes se pueden articular y facilitar organizando sitios web, redes sociales educativas o espacios virtuales con esta finalidad. Lo destacable, es que las TIC, a diferencia de las anteriores tecnologías como la impresa o audiovisual, además de ser soportes para la transmisión y difusión de información, son recursos que faci- litan e incrementan la interacción comunicativa entre los sujetos superando las limitaciones representadas por las barreras geográficas y/o temporales.