Atención/Memoria

OBJETIVOS

–  Dar a conocer al alumnado, la capacidad de atención y memoria como procesos cognitivos clave en el proceso de enseñanza/ aprendizaje.

–  Enseñar estrategias para favorecer la atención y la memoria.

–  Entrenar la atención y la memoria.

CONTENIDOS

Conceptuales

– La atención y la memoria

– Estrategias de mejora de la atención y la memoria

Procedimentales

– Conocer que la atención y la memoria son procesos cognitivos clave para el aprendizaje.

– Saber cómo pueden potenciar la capacidad de atención y retención

– Entrenar la atención y la memoria

Actitudinales

– Tomar conciencia de la importancia de la capacidad de atención y memoria para aprender.

– Valorar que la atención y la memoria son procesos que se pueden entrenar y mejora.

MATERIALES

– Libreta de tutoría

TEMPORALIZACIÓN

– Una Sesión

DESARROLLO

1º-Motivación:

Se motiva al alumnado para la actividad: “Hoy vamos a conocer y entrenar dos de los procesos cognitivos que afectan de manera importante vuestro proceso de aprendizaje, influyen a la hora de aprender, retener, aplicar, etc., sin embargo, no todos/as las habéis desarrollado de la misma manera. Se trata de la capacidad de atención y memoria”.

2º- La memoria:

Ahora vamos a reflexionar sobre otro proceso mental importante para el ser humano, la memoria. Se pregunta al alumnado cómo definirían la memoria o qué creen que es (unos minutos).

La memoria es un proceso cognitivo que sirve al ser humano para recordar información y datos relevantes según las circunstancias en las que se desarrolla o se le exijan. No memorizarán los mismos datos ni la misma información un niño filipino que un niño español, porque sus circunstancias de vida cotidiana, culturas, etc. son muy diferentes, con lo que sus exigencias son diferentes y nuestro cerebro economiza en relación a nuestras necesidades.

El ser humano necesita memorizar información, aprendizajes básicos, comportamientos, situaciones sociales, etc, para adaptarse al medio.

3º-Factores determinantes y potenciadores de la memoria:

No hay estudios que hayan demostrado el límite de nuestra memoria, con lo que su capacidad es ILIMITADA, eso sí, es una cuestión de entrenamiento y tiempo.

Existen varios tipos de memoria, la memoria visual (publicidad), auditiva (música), por repetición (memorizar un número de teléfono o un recado (lo repetimos varias veces), etc. Todas las empleamos en nuestra vida cotidiana, pero nos vamos a centrar en cómo almacena la información nuestro cerebro. De ello dependerá el que luego la RECORDEMOS la información, ya que la finalidad de memorizar no es otra que poder recuperar esa información almacenada, para emplearla en una situación concreta (ej. Básico: “estudiar, para enfrentarse a un examen”).

Nuestro cerebro dispone de dos sistemas de almacenamiento de la información: la memoria a corto plazo (MCP) y la memoria a largo plazo (MLP).

Se pregunta al alumnado cómo memorizan lo que tienen que estudiar (unos minutos)

La MCP, es un almacenamiento muy eficaz, logramos memorizar información en poco tiempo, pero cabe muy poca información y se olvida muy rápido.

¿Qué tipo de información se almacena en la MCP? Almacenamos datos que no son relevantes a largo plazo, datos que utilizamos en un momento puntual, por ejemplo, repetir varias veces el número de teléfono de una pizzería porque queremos hacer un pedido y no tenemos dónde anotarlo, o dar un recado a alguien (lo anotamos para no olvidar darlo, no el contenido en sí). El recuerdo en estas ocasiones es casi perfecto, aunque como comentamos antes, se olvida con facilidad. La MCP es operativa, no necesitamos recordar permanentemente el número de la pizzería, ni el recado.

Esta memoria funciona a la perfección.  El error es cuando se utilizan estrategias similares para almacenar información con mayor contenido, que requieren tiempo, comprensión y organización para recordarlas de forma más precisa. Por ejemplo, cuando “cantamos la lección” por trozos hasta que la sabemos. Al hacer este ejercicio, la información se queda en la MCP tal cual la vamos memorizando, trozo a trozo. Probablemente si al finalizar completamente la lección nos la preguntasen, como hemos saturado la capacidad de la MCP (que es poca), recordaríamos el 50% como mucho, y pensando ya en la poca duración de la MCP, si nos lo preguntasen al día siguiente, recordaríamos el 10%, como mucho.

Así que juzgad vosotros mismos lo efectivo que puede ser estudiar el día antes una materia de bastante contenido teórico a través de la mera repetición.

Esta información, cuando el contenido es denso, si queremos recordarla con eficacia necesitamos almacenarla en la MLP.

La MLP, es un almacenamiento muy efectivo, dura en el tiempo (hay información incluso que no se olvida nunca), su espacio es ilimitado, pero requiere tiempo y estrategias.

Empleamos este almacenamiento cuando se trata de una cantidad de información considerable que posteriormente tenemos que exponer (oral o escrita) o aplicar.

El tipo de almacenamiento que necesitamos emplear en este caso es la MLP.

¿Cómo almacenamos de forma eficaz en la MLP?:

Comprendiendo lo que debemos memorizar, si no lo entendemos en su totalidad, lo más probable es que no se fijen bien los conceptos. Lo peor es  que nuestra memoria, aquello que  no está bien fijado, lo inventa y nuestro cerebro se lo cree.  Por eso a veces ubicamos acontecimientos históricos/científicos en épocas que no les corresponden  y no nos damos cuenta, sólo cuando lo vemos corregido por el profesor.

-Organizando la información, es totalmente inoperativo memorizar todas y cada una de las palabras de un texto, nos llevaría mucho tiempo y esfuerzo y no muchos mejores resultados. A la memoria hay que presentarle la información, las ideas, comprendidas y organizadas, para ello es necesario leer, buscar lo que no se comprende, resumir la información y esquematizarla. De ahí que lleve tiempo y esfuerzo, pero se gana en eficacia a la hora de recuperar esa información.

-El repaso: memorizar correctamente lleva tiempo, de modo que se requerirá un repaso de la información a memorizar para fijarla bien.

Factores potenciadores de la memoria:

-La atención, el primer fundamento

El primer factor relacionado con la memoria es la atención. Cualquier información que nos resulte lo suficientemente llamativa para prestarle atención, será memorizada con mayor rapidez y precisión. En ocasiones, reaccionamos negativamente a los olvidos echándole la culpa a nuestra memoria, pero lo cierto es que el problema podría no tener relación con la habilidad de memorización, sino simplemente, con no haber prestado la suficiente atención.

Por eso, el primer paso para mantener activos nuestros recuerdos, es formarse el hábito de prestar atención activamente, lo cual podrá evitar en el futuro muchos olvidos.

Este ejercicio se puede realizar en cuatro fases: prestar atención, pararse, mirar, escuchar.

-El ensayo y la repetición, una práctica que no se debe discontinuar

Para guardar información en la memoria de una forma eficaz es necesario no descuidar el ensayo o repetición de ideas o conceptos muy claros (una fecha, …), es decir, la repetición es una estrategia que necesitaremos para la información concreta. Otra estrategia para recordar cosas cortas, como por ejemplo un número de teléfono, o una parte de los artículos de una determinada lista, se puede hacer dividiendo la información en pequeñas partes. Por ejemplo, el permiso de conducir número 4593729575 podría ser recordado  como 459 – 3729 – 575.

Se puede hacer la prueba con algún alumno, primero se le dictará toda la lista completa y se le pedirá que diga los números que recuerda, se anotan. Posteriormente se le dará la lista dividida en tres números, se le dictarán sólo los tres números, luego se pedirá que diga los que recuerda.

Asociaciones

Esto incluye utilizar siglas, asociaciones de palabras, y rimas, o asociar el nombre de una calle con el de un actor o futbolista, etc.

Una organización organizada

Realización de RESÚMENES Y ESQUEMAS de la materia a memorizar y no comenzarlos el día anterior a un examen o prueba, memorizar requiere tiempo y repaso.

El uso del LPREC

LPREC es un nombre formado por cinco letras que designan, cada una, un paso para ejercitar la memoria mediante la correcta organización y concepción de material escrito.

L” Se refiere a leer el texto de forma general para identificar los puntos principales.

P” Sugiere que se haga las preguntas que identifican los puntos esenciales que querrías aprender.

R” Indica que deberías releer el material para poder contestar las preguntas previamente formuladas.

E” Requiere que estudie y entienda las respuestas a las preguntas formuladas con respecto a las ideas centrales.

C” Tiene relación con comprobar las respuestas para estar seguro de entenderlas.

La ayuda de elementos externos, otra potencialidad interna

Muchas veces, no prestamos atención a la ayuda que nos podrían proveer los elementos externos que efectivamente utilizamos para recordar cosas, y los desaprovechamos con un uso inadecuado.

Utilización del diario para hacer anotaciones de ejercicios, notas,…

Aprovechad vuestra imaginación e inventad algún nuevo aliado externo para la memoria.

4º-La atención:

El curso pasado trabajaron una sesión sobre la atención, se pregunta al alumnado qué recuerdan sobre la atención, la capacidad de concentrarse, etc. (Unos minutos).

Posteriormente se da información concreta: “La atención se podía definir como la capacidad voluntaria de las personas que nos permite, discriminar y filtrar, los estímulos ambientales, decidiendo cuáles son relevantes y cuáles no los son.

Ésta parte de la atención se refiere a dar una respuesta rápida, a fijarse.

Por otro lado, cuando a esta atención sobre un estímulo le damos importancia en un tiempo prolongado, es decir, cuando esta atención la centramos sobre un único estímulo sobre el que pretendemos dar una respuesta, nos referimos a la capacidad de concentrarnos.

5º- Factores determinantes y potenciadores de la atención:

Es importante que conozcáis los determinantes de la atención para poder manejarlos en beneficio de la misma:

Determinantes externos:

Los determinantes externos son los que proceden del medio y posibilitan que el individuo mantenga la atención hacia los estímulos que se le proponen, es decir, depende del medio ambiente.

Potencia del estímulo. Es evidente que un sonido de gran intensidad es capaz de atraer nuestra atención. Lo mismo sucede con los colores intensos con respecto a los tonos más suaves. Estrategia: utilizar un color llamativo para subrayar lo importante de un texto.

Cambio. Siempre que se presenta un cambio que modifica nuestro campo de percepción, nuestra mente es atrapada por los estímulos que modifican la situación inicial. Estrategia: valdría usar colores para lo importante (es un cambio en medio de los apuntes), o usar una letra diferente.

Tamaño. Se presta mayor atención sobre los estímulos de mayor tamaño. Estrategia: emplear letra de mayor tamaño.

Repetición. Un estimulo débil, pero que se repite constantemente, puede llegar a tener un impacto de gran fuerza en la atención. Estrategia: elaborar carteles con conceptos, definiciones o aspectos importantes y ubicarlos en diferentes sitios: aula, habitación,… (esto hará que los veáis aun cuando no trabajéis sobre ellos, el estímulo se repite y se facilita su memorización y aprendizaje). Un ejemplo son los anuncios publicitarios.

Organización. Los estímulos que se presentan deben estar organizados y jerarquizados, de manera que posibiliten recibir correctamente la información. Estrategia: REALIZAR ESQUEMAS.

Determinantes internos:

Los determinantes internos o propios de la persona, son los que dependen del individuo, son propios de él y condicionan aún más, no sólo la capacidad y desarrollo de la atención, sino también su rendimiento. Estos son más difíciles de modificar, porque en parte dependen de la voluntad de la persona,

Emoción. Los estímulos que provocan emociones de mayor intensidad, tienden a atraer la atención del sujeto que los percibe. Estrategia: motivación por aprender.

Estado orgánico. Se refiere a las necesidades que experimentamos las personas en un momento determinado, por ejemplo, si hemos dormido podo o tenemos hambre, es más probable que prestemos atención a estímulos relacionados con el sueño y el hambre. Estrategia: dormir las horas necesarias (8-9 horas), alimentarse correctamente, intentar no estresarse, etc.

Intereses. Esto se refiere a aquello que atrae la atención en función de los intereses que se tengan. Estrategia: fijar muy bien los intereses futuros.

6º-Más estrategias para mejorar la atención y actividades para entrenarla:

Realizar actividades previas a otras que requieran una mayor concentración, mejora nuestra capacidad para fijar la atención, y facilitar la concentración posterior:

-Sopas de letras

-Sudokus

-Buscar las diferencias

-Realizar un dibujo uniendo una serie de puntos,

-etc.