Charla de José María Avilés sobre el bullying y ciberbullying

20140424-195315.jpg

La intimidación y el maltrato entre escolares de forma continuada y mantenida en el tiempo, casi siempre lejos de la mirada de los adultos y con intención de humillar constituye un caso de Bullying. Si es a través de soportes móviles o entornos virtuales se convertiría en ciberbullying.

El silencio es el mayor aliado del maltrato, nos dice José María Avilés. Aunque el acoso se produzca fuera del Centro, como afecta a la convivencia dentro del colegio, debemos intervenir.

Se plantean las siguientes ideas para tener un proyecto antibullying:

– Es interesante tener políticas disciplinarias orientadas hacia planteamientos de práctica restaurativa en las relaciones interpersonales.

– Tener equilibrio en los planteamientos para la prevención de la Convivencia Escolar.

– Debemos insistir en la Educación moral del alumnado.

– Violencia cero desde el minuto cero.

– Gestionar educativamente los casos de acoso y hacer prevención con programas de acogida, de alumnado ayudante, de equipos de mediación, estableciendo y desarrollando Escuelas de Padres…

Se deben crear estructuras legitimadas, en los centros educativos, para trabajar en convivencia y dotarse de una formación específica. Se debe visualizar nuestro rechazo al maltrato y acoso escolar, debe quedar patente nuestra posición, el adolescente debe tener claro lo que piensa el adulto, la autoridad, sobre el maltrato entre iguales.

Debemos aclarar a nuestros alumnos la diferencia entre un “chivato” (alguien que acusa para hacer daño a otro) y alguien que defiende sus propios derechos, que no tiene más intención que se le respete y respeten a los demás.

El agresor no tiene que verse acompañado del silencio.

¿Cómo gestionamos las acciones?

– Debemos tener respaldo institucional y organizativo.
– Deben tener una inserción curricular.
– El alumnado debe tener protagonismo en las acciones de prevención del maltrato entre iguales: equipos de ayuda, mediadores, mentores…
– Las medidas que adoptemos deben ser eficaces
– Debemos trabajar sobre el grupo como colectivo, averiguar qué cultura tiene sobre el maltrato,
– Se deben establecer protocolos de actuación inmediata.
– El profesorado debe estar implicado.