No hay nada tan importante que no se merezca una risa

En un mundo guiado por la grandilocuencia y la seriedad, el fanatismo y el sentimentalismo, sólo el humor puede ayudarnos a salir del atasco. El humor trabaja sobre cualquier problema como una especie de chorro a presión de agua. El humor destroza los grandes problemas hasta convertirlos en lo que son, menudencias. No hay nada tan importante que no se merezca una risa.

A lo largo de los siglos la gente ha utilizado el humor para sobrevivir a la violencia, a la extorsión, al abuso de poder, a la frustación. Un lamento menos, una broma más.

Javier Armentia escribe sobre la risa

la_risa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *